TED Talks

Sin darme cuenta, mi lista de podcasts a los que estoy suscrito ha crecido a 15. Poco a poco, estos audios comienzan a robar más de mi atención —y videos, a través de screencasts y videocasts— ayudándome a retroalimentar mis oídos de otras fuentes, dado que estoy atravesando una especie de divorcio con la TV (el inicio de la temporada NFL me hace sentir un deseo irrefrenable por doblar las manos y reconciliarme con ella).

Uno de mis primeros podcasts, y uno de mis favoritos es el de TED TALKS. Aquí tres muy recomendables que tengo a la mano (están en su idioma original y sin subtítulos):

1.- Con su elegante acento, el británico Sir Ken Robinson hace una breve, divertidísima, pero sobre todo, inteligente disertación sobre el sistema educativo y su actual tendencia a minimizar (¿o nulificar?) la creatividad. Sir Ken es un buen ejemplo de que el buen humor va siempre acompañado de la inteligencia. Su mente gira como un disco duro a tremenda velocidad, saltando de la información sustanciosa a bromas muy atinadas. Para disfrutar el internet.

2.- El futuro siempre está un paso adelante, pero el presente nos instala en una realidad estimulante. Blaise Agüera y Arcas, de Microsoft Live Labs, nos da una probadita de lo que está tomando forma detrás de esta pantalla que estas viendo. La red mundial sirve para muchísimo más que usar Messenger y ver pornografía. Los hipervínculos, una memoria colectiva virtual... alucinante.

3.- En una breve charla de apenas 3:30 minutos el Dr. Dean Ornish nos alerta sobre la epidemia de obesidad que vivimos en todo el mundo. El ritmo de vida acelerado, el fast food y fast living cobra su cuota sin piedad. "Los países comienzan a comer como nosotros, vivir como nosotros y morir como nosotros". Con cambios sencillos, todos podemos hacer algo para revertir esto y globalizar un estilo de vida más saludable.

Flashback (1)

Recuerdo bien que el día que partí a estudiar mi carrera, mi padre me llevó a la estación de ferrocarriles. Era una noche de verano. Vestía un short, camiseta sin mangas y unos tenis —no voy a entrar en los detalles del color porque, recordándolo, aquel era un atuendo terrible—. No encontramos boletos en ventanilla, cosa que era muy normal (el servicio ferroviario en México siempre ha sido una bazofia, desde que tengo uso de memoria).

Total: me decidí a abordar el tren aquella noche. Fue una despedida sin drama, sin lágrimas; las advertencias de cuidado y buenos deseos de una despedida normal (me fui como un idealista, pensando que quería ser abogado). Regresaría un poco más adelante, sí, pero serían viajes cada vez más esporádicos, no más de una semana o dos, cuando mucho. No sabía, en ese momento, que habría de ser así. Y mi papá tampoco.

Una vez que el tren estuvo en marcha, negocié con el porter mi pasaje a Mazatlán. Partí en medio de dos vagones y allí permanecí la mayor parte del viaje, sentado sobre mi maleta, aventurándome en lo desconocido.

Henriette sobre Guaymas

En el momento que escribo estas letras el ojo del huracán Henriette atraviesa justo sobre el puerto de Guaymas, mi ciudad natal. De forma increible puedo mantener contacto a través de Google Mail con mi cuñado Memo y Checov, mi hermano, quienes confirman que se vive una aparente calma en estos momentos. El teléfono de mis papás se mantiene ocupado. No sé si mi mamá sigue en gran charla con alguien o si las lineas telefónicas han sido ya afectadas en esa zona del puerto. La casa de mis padres ha sufrido algunos daños durante el transcurso de la primera mitad del fenómeno que, afortunadamente se mantiene como categoría 1 y, muy probablemente, se desintegre en su encuentro con la geografía que rodea esa zona.

Seguiré pendiente de las imágenes satelitales. En otros tiempos, no se podía hacer este tipo de seguimiento, y menos, esperar que la corriente eléctrica siguiera activa durante un ciclón.

UPDATE 8:50 PM
Me confirman que Clo se quedó sin teléfono, pero mantienen contacto vía cel. Continúa la tensa calma del ojo del huracán, en estos momentos.

UPDATE 9:07
Según Weather Underground Henriette es ya tormenta tropical. El ojo del huracán no pasó de Guaymas (Tremenda geografía). Estupenda la información de Weather Underground con actualización frecuentes.

Tomo prestada esta imagen de weather underground
(vía Google Earth)
.

Transigir

Hace tiempo atrás que me quedé sin ganas de comentar sobre política. Esta noche, surfeando la red, me topé con las bitácoras de un escritor, un sociólogo y un crítico de literatura. Al leerlos, pude reconectarme con ese interés relegado. Sus razonamientos me parecieron buenos y justificados, independientemente de su tendencia política (los tres transitan por el mismo carril). Al ver la cantidad de comentarios decidí echar un vistazo.

Rápido recuperé la memoria y mi desinterés.