San Juan

El público, compuesto mayormente por norteamericanos retirados y semiretirados, comenzó a ausentarse, después de escuchar tocar varios clásicos al cuarteto de Jazzuv, quienes ejecutaron las piezas de manera impecable, liderados por el experimentado y reconocido saxofonista chileno Raúl Gutiérrez.

Sin mayor dilación, se montaron sobre el escenario 4 músicos de los cuales no tenía referencia alguna, salvo que habían dicho ser de Guadalajara. Uno de los miembros de la banda tomó el micrófono y en un buen inglés comenzó a invitar a los güeros a que no abandonaran el patio del Museo de Arte en Mazatlán. Algunos prestaron atención; los más rutinarios siguieron su camino a casa, seguramente porque, como yo, no tenían la más remota idea de qué era lo que seguía.

Minutos después, sin decir "agua va", comenzaron a tocar, una vez que habían terminado de hacer los ajustes necesarios a su equipo e instrumentos. De inmediato una gringa bastante curtidita comenzó a menear el esqueleto, al igual que varios de sus compatriotas. La conexión había sido instantánea. La música, y el sonido limpio de la trompeta, habían seducido rápidamente a la concurrencia que, afortunadamente, seguía aún presente. Raúl Gutiérrez pasó frente a mi con una bebida en la mano, mientras le hacía una seña de aprobación a Alonso Blanco, el pianista, si mal no recuerdo. Esa banda sobre el escenario era, sin duda, muy buena. Mi mujer me dijo, a los segundos de haber comenzado la música, "oye, qué padre tocan".

Me busqué un lugar al frente. Tomé mi camarita y tomé unas instantáneas. Un señor mayor, sentado a mi lado, permanecía con los brazos cruzados escuchando la música. De repente volteó y me preguntó "¿cómo se llama este grupo? Son muy buenos". No tengo idea, le contesté. Busqué en la batería alguna referencia y lo único que ahí decía era "Vic Firth". Épale!, pensé, ese, definitivamente, no era el nombre de la banda. En eso estábamos cuando el carismático líder del cuarteto nos hizo el gran favor: "Somos San Juan Project". Al final no pude resistir y me acerqué a felicitarlos. Habían cerrado con broche de oro el evento de inauguración del segundo "Festival de Jazz Chilo Morán". Ya en corto pude comprobar que el carisma que mostraban en escena era congruente con la personalidad debajo de ese mismo escenario.



Una hora después, acudí al Modular Café Bar, en la zona del Centro Histórico. Mi amiga pintora, Elina Chauvet, festejaba su cumpleaños. Una música fusión, con fuertes tintes de Acid Jazz inundaba el cachondo espacio. Le pregunté a Rita qué era lo que estábamos escuchando, fue a la cabina y regresó con la funda de un CD autografiado. "Es el disco de San Juan Project. Esta muy padre, ¿verdad?". No puede más que lamentarme la pésima cobranza de esta semana. La agrupación estará tocando durante 3 días aquí en el Puerto. Se van a mezclar con la ciudad, en lugares conocidos, donde se les puede escuchar muy en corto (St. Martins, La Mona). Ojalá los mazatlecos logren descubrir a San Juan y a las demás agrupaciones de jazzistas que, durante cuatro días, inundarán la atmósfera del Puerto con las ondas sonoras de la música sincopada.

Escucha a San Juan Project en Myspace:
http://www.myspace.com/thesanjuanproject

Síguelos en Facebook:
San Juan Project